1/12/11

Ovo.










En la trastienda de las tripas del monstruo 
están las duermevelas esqueje 
-paren, gañen, rezuman- y hay una para cada uno de los tremendos errores 
que comete el hombre en su infección. 


La lucha contra una gravedad que ni puede ni quiere batir.


A esto, y a nada más, se le llama vida.