22/3/09

dorian gray.

.




se miró al espejo.

detrás de él, como pozos de odio, los lobos caían sobre la alfombra como charcos enormes de carne piel y huesos.

lo que quedaba de ellos, temblaba de miedo.






escuchando dead can dance, how fortunate, en la versión de Noekk
fotografías aquí


.

4 comentarios:

Cocó Violante dijo...

uf uf, qué precisión... Lo he puesto en el facebook, esto tiene que leerlo mucha gente...

marco antonio raya. dijo...

:)
gracias wapa. creo que tendría que seguir por aquí y dejarme de lamentaciones de amor y otros menesteres. :*

Anónimo dijo...

cierto, cierto...

marco antonio raya. dijo...

aunque, bien visto, hay mucho de amor y mentiras en este poema. cosas que pasan. ;)