16/8/11

parábola. dos. dúo. doré. dar.

- · -




disparo.

espora en un sobre, el niño abre las fauces y mira a su hermana. devora el contenido con rabia. quedan treinta segundos para la revelación, que llega en los ¿labios? de una lechuza, y la mitad de los que estamos allí ni siquiera tenemos vocabulario para nombrarlo.

de la raíz de su pelo, cáscaras como ojos de burros van cumplimentando el réquiem. en la segunda fila hay dos enamorados que se manosean y alimentan a los cachorros.

alguien dice que oye su nombre en el viento. es la voz del cerrajero: acariciarás las ramas del tumulto y vendrán a tapar tu boca con el último rehén de la carne.

alguien dice que su pierna exhibe las marcas del dios que tremola, algo que devora, entre mordisco y mordisco, con una voz de matarife: tienes las líneas de la boca que marcan el albedo de tu especie.

pero espera a salir de tu cuerpo. es ese sitio donde los niños no pueden entrar. eso que ves ahí, es aurora, llena de leche. no paredes que alcancen esa cima.

silencio

todos miran hacia arriba: un avión forcejea contra la oscuridad, como una gema escupida por el polifemo. alguien viene a comenzar la partida. alguien que huele a carne.

id y recoged lo que se os dará.







- · -