12/4/10

little red riding hood demonstructed.

.




el resplandor de sus dedos empieza por decir comedme y comed todos de él y seréis llevados a la puerta del marasmo, de la llave ardiendo bajo la lengua. ensalmados, opiáceos ojos que nublan la visión del buen hijo, hoy cetrero de la corte, relámpago de carne y huesos.
y aúllan los encerrados en los cuerpos de los vivos. y nos llaman para descubrir, horrorizados, que no deseaban nada de lo que tienen.

un fino hilo de saliva cruza la habitación, de un extremo a otro.

esta vez,
no se ha salvado nadie.





.

3 comentarios:

lavando el agua dijo...

sin palabras
con hormigueo

francisco javier casado dijo...

oh qué fauces tan tan tan abisales tienes...

marcoantonioraya. dijo...

para comeros mejor.